Cirugía plástica corporal

La dermolipectomía elimina el exceso de piel y grasa corporal. Cuando se realiza en la zona abdominal, es una de las cirugías englobadas dentro del término abdominoplastía. Ésta, en concreto, está destinada a acabar con la piel flácida, con estrías y la grasa sobrante del cuerpo tanto de mujeres como hombres.

El objetivo es lograr un abdomen plano, con buena tonicidad muscular y sin excesos de grasa.

Cuando las mamas están poco desarrolladas, presentan poco volumen o han perdido proyección y turgencia, un implante prótesico puede brindar la solución deseada.

Existen diferentes formas, texturas y tamaños de implantes mamarios acordes a la edad de la paciente, la forma, tamaño de tórax, el tipo de piel, el talle, la altura, y su biotipo.

Hay varias vías de abordaje, siendo una opción a través de la areola del pezón para lograr mejores resultados estéticos.

Se puede colocar debajo o encima del músculo pectoral dependiendo de cada caso clínico.

Una mamoplastia de aumento no impide dar de mamar ni la realización de pruebas ginecológicas o de radiología.

Si la mama está ligeramente caída, puede realizarse una pexía periareolar en el mismo momento quirúrgico, para elevar el complejo areola-pezón.

Esta operación requiere un día de ingreso. Y la intervención se realiza con anestesia general o sedación.

Denominada Pexia, es la corrección de la caída de la mama, permitiendo lograr la armonía con el resto del cuerpo.

Dependiendo del grado de caída, se utilizan distintas técnicas: la periareolar recomendada en mamas poco caídas, donde sólo queda una cicatriz alrededor de la areola; y para mamas con mayor descenso, un procedimiento que deja una cicatriz con forma de T invertida.

Esta operación requiere un día de ingreso y se realiza con anestesia general.

Permite dar el tamaño a la mama en armonía con el resto del cuerpo. Las cicatrices pueden ser en T invertida, o en el surco submamario y areola, dependiendo cada caso. Esta operación requiere un día de ingreso y se realiza con anestesia general.

La ginecomastia es una alteración de la mama masculina que está aumentada de tamaño. Esta alteración provoca problemas en el hombre que, en ocasiones, le pueden impedir desarrollar su vida con total normalidad.

Cuando hablamos de exceso mamario masculino podemos estar refiriéndonos a la seudoginecomastia o a la ginecomastia, dos situaciones que, por sí mismas, no implican riesgo alguno para la salud.

La falsa ginecomastia se produce cuando, por obesidad general, la glándula mamaria alberga cúmulos localizados de grasa. Su solución es sencilla y consiste en realizar una liposucción. La liposucción de la mama masculina es un procedimiento rápido.

La ginecomastia propiamente dicha es distinta. Se da cuando existe un desarrollo del tejido mamario que lo hace palpable o visible. En este caso el problema se soluciona mediante una intervención quirúrgica que consiste en la extirpación del tejido glandular y, en ocasiones, la liposucción de los tejidos grasos existentes.

La lipotransferencia, también conocida como Lipofilling, consiste en extraer la grasa sobrante del propio paciente y colocarla en la zona donde se desee aumentar el volumen. Esta técnica soluciona la pérdida de volumen dada por el paso de los años o por genética, y proporciona el relieve y la redondez que siempre se ha deseado.

La utilización de la grasa del propio paciente como material de relleno o remodelación, evita la utilización de materiales sintéticos, por lo que evita posibles complicaciones o rechazo a un cuerpo extraño.

Entre las zonas más solicitadas para aumentar volumen se encuentran los glúteos y las mamas, mientras que la zona de extracción más demandada son los muslos, abdomen y región trocanterea (pantalón de montar).

El resultado es muy satisfactorio, tanto a corto como a largo plazo.

La liposucción y lipoescultura son las técnicas idóneas para eliminar el exceso de grasa corporal y remodelar la figura de forma rápida, segura y con resultados permanentes.

Estas técnicas se aplican en diferentes zonas del cuerpo. Las más habituales son: abdomen, flancos, muslos, caderas, rodillas, y brazos, y se realiza tanto en mujeres, como en hombres.

Gracias a la lipoescultura reducimos volumen al disminuir el número de células grasas. Manteniendo unos hábitos de vida saludables tras la intervención, los resultados serán permanentes.

La cirugía estética genital femenina intenta resolver diversos problemas que afectan al área genital femenina. Corrige disfunciones y mejora defectos íntimos que la mujer considera no estéticos o no funcionales y que afectan secundariamente a su vida psicosexual y social. La reconformación de genitales externos por parte de un cirujano plástico permite a personas sanas mejorar su aspecto, además de los beneficios que puede tener para la autoestima y las relaciones de pareja. La cirugía permite corregir alteraciones en el aparato genital externo femenino causados por el envejecimiento, por pérdidas o aumentos de peso o derivadas del parto.

La mayoría de estas técnicas se realizan con anestesia regional o sedación, y de forma ambulatoria. Prácticamente no demanda reposo y la re-inserción social es casi inmediata.

Dentro de los tratamientos posibles se encuentran:

La labioplastia o ninfoplastia permite corregir los labios menores demasiado grandes o colgantes o incrementar el relieve de los labios mayores mediante el relleno con tejido graso propio de la paciente.

La vaginoplastia o el rejuvenecimiento vaginal persiguen devolver un diámetro adecuado al canal vaginal e incrementar la tonicidad de los músculos vaginales y perineales que se hallan relajados a consecuencia de la edad o de los partos.

La lipoescultura y el lifting púbico pueden corregir deformidades y laxitudes en el pubis y el Monte de Venus.

Puede realizarse aisladamente, o en conjunto con otros procedimientos quirúrgicos.

La braquioplastia o lifting de brazos está indicado en pacientes que presentan flaccidez de brazos por exceso de laxitud cutánea que se presentan por el paso de los años o en personas que han sido sometidas a cirugía bariátrica con pérdidas de peso masivas.

En el procedimiento se elimina el exceso de piel y grasa, y la cicatriz queda situada en la cara interna del brazo donde apenas es visible.

El lifting de muslos o estiramiento de la cara interna de los muslos, se realiza principalmente para corregir la flaccidez cutánea existente en la parte superior e interna del muslo y que no se corrige habitualmente mediante ejercicio y dieta.

En aquellos casos en los que existen concomitantemente acúmulos grasos, se puede acompañar de liposucción de los mismos.

La región glútea es una zona que en los últimos años ha ido adquiriendo mayor protagonismo y su mejoría estética puede conseguirse mediante la utilización de prótesis especiales que se escogen para cada caso en particular.

La intervención se realiza en decúbito prono, es decir, “boca abajo” y la cicatriz queda escondida en el pliegue ínter glúteo. A través de esta incisión, las prótesis glúteas, especialmente diseñadas para esta zona, se colocan a nivel subfascial, submuscular o intramuscular, en función de cada caso y del volumen requerido.

Se puede realizar de diferentes maneras:
– Aumento con inclusión de prótesis gluteas.
– Aumento con grasa o lipofilling: se recomienda cuándo el paciente además de aumentar sus glúteos quiere eliminar acúmulos de grasa antiestéticos en otras partes del cuerpo.

Abrir chat